Más Zahara que nunca

La ubetense montó una gran fiesta en San Lorenzo./ROMÁN
La ubetense montó una gran fiesta en San Lorenzo. / ROMÁN

Tras una gira de más de cincuenta conciertos, entre ellos muchos festivales, la ubetense actuó anoche en San Lorenzo para cerrar las Jornadas 'Sabina por aquí'

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Hay gente (no mucha, pero la hay) que todo lo que hace lo hace bien. O, al menos, todo lo que hace de cara a la galería. Eso le pasa a Zahara. Y se lo dice alguien que lleva muchos años viéndola en concursos de cantautores, ofreciendo pequeños conciertos en pequeños locales, investigando, aprendiendo y reinventándose, escribiendo, interpretando, componiendo y grabando, recogiendo premios, colaborando con otros artistas, ejerciendo de jurado, presentando galas, incluso actuando con una chirigota de carnaval o con un grupo de música y danzas renacentistas, y hasta levantando un festival entero o apareciendo en televisión con sección o programa propio.

Nada se le resiste desde hace mucho tiempo. Pero su momento es ahora. Irradia un brillo y una energía especial sobre el escenario. Y así lo ha podido demostrar durante un intenso verano de conciertos, kilómetros y festivales, muchos festivales. «Ha sido increíble, con actuaciones todos los fines de semana; nunca había tenido tanto», nos cuenta con un café de por medio en una coqueta plaza de Úbeda donde el tiempo parece haberse detenido (tanto que no llega el zumo de naranja pedido hace ya un buen rato).

Zahara ha pasado unos días en su ciudad, donde anoche actuó en la iglesia de San Lorenzo para cerrar por todo lo alto, y con todas las entradas vendidas, la sexta edición de las Jornadas 'Sabina por aquí' que desarrolló el colectivo Peor para el Sol junto con la Fundación Huerta de San Antonio, responsable de la recuperación del citado templo para la cultura. Fue un concierto muy especial, con el que puso fin al ajetreado verano de grandes escenarios e inició la temporada otoño-invierno de salas.

«Es un lujo formar parte de un ciclo que ha ido creciendo y actuar en un lugar tan emblemático del que guardo recuerdos mágicos; es maravilloso que exista algo así en Úbeda», afirma en alusión a las jornadas sabineras y a San Lorenzo. Para una ocasión tan especial y de reencuentro con sus paisanos, la artista no escatimó en detalles. Vino con toda la banda y con cuerpo de baile. Y se trajo un invitado, Miguel Rivera del grupo Maga, con quien interpretó 'Big Bang', cuya letra es un poema del músico sevillano.

Sonaron durante la noche otros temas de 'Astronauta', último trabajo de la ubetense, y también del anterior, 'Santa', como 'Hágase tu voluntad', interpretada igualmente a dúo con Rivera. Momentos apoteósicos, con la banda a tope, se alternaron con otros más intimistas, en plan acústico, con lo que el público tuvo de todo un poco. La velada, enmarcada en el programa 'Noches de Palacio' de Diputación, dio mucho de sí, se alargó durante cerca de dos horas y confirmó el buen momento profesional por el que pasa Zahara.

Ella misma coincide en señalar dos circunstancias: «por un lado ha cambiado mi relación con la música, estoy más unida a la música que nunca; y a la vez, no paro de tocar». Más de cincuenta conciertos en esta gira lo atestiguan, así como las miles de personas que se han dejado llevar por su energía. Aunque quizá echa en falta disponer de algo más de tiempo. «Qué pena recorrer tanto mundo para verlo tan poco», afirma.

Un poemario

A partir de ahora espera tener un poco más de calma. Aunque eso es relativo. Pasará por catorce ciudades de aquí hasta finales de año, y después, en enero, comenzará una gira por teatros. Entre medias, aprovechando que el 10 de octubre lo tiene libre, presentará 'Teoría de los cuerpos', su primer poemario tras haber publicado 'Semaforismos y garabatonías', una recopilación de aforismos y pensamientos que firmó junto a la ilustradora Rebeca Khamlichi, y 'Trabajo, piso, pareja', la que fue su primera novela.

'Teoría de los cuerpos' es un análisis poético de las maneras de relacionarse que tienen los seres humanos. Cuerpos que se mueven, se repelen y se imantan con sus iguales por razones a veces difíciles de comprender. A través de estos textos Zahara crea su propia interpretación de la teoría matemática de los cuerpos, aquella que estudia sus propiedades. Una teoría que, conforme la leía, descubría que se podía adaptar perfectamente a las relaciones entre las personas. «Me sentí identificada y me pareció increíble que las matemáticas hablaran de mi vida», comenta, recordando enunciados científicos perfectamente aplicables, por ejemplo, a una pareja.

En la tele

Lo dicho. Esta muchacha no se puede estar quieta. «Mi pica el 'niki'», dice para explicar su inquietud si no se trae algo entre manos. La tele también le ha dado faena y además le ha abierto ventanas a nuevos públicos. Pero, sobre todo, su participación en programas como 'Likes' y 'Canciones que cambiaron el mundo' en Movistar + o 'Ese programa del que usted me habla' en La 2, le ha permitido conocer más de cerca a muchos compañeros de profesión. «La tele me ha hecho ser conocida por los taxistas», bromea, a la vez que confiesa que «ha sido una suerte haber compartido momentos tan especiales con tanta gente a la que admiro».

A pesar de ello, Zahara tiene claro que todo puede ser efímero y que hay que currárselo día a día para mantenerse ahí y, lo más importante, para que la gente se mantenga ahí. Entre la variedad de cosas y actividades que pueda tener a su alrededor, sabe que un músico debe darlo todo en el escenario. Esa es su razón de ser. «El directo es importantísimo, lo que a la gente le gusta es que te dejes la piel en los conciertos», afirma como quien posee la verdad más absoluta. Y anoche, en San Lorenzo, predicó con el ejemplo montando una gran fiesta. «Ha sido tan bonito que no logro asimilarlo. Tocar esta noche en Úbeda ha sido de las experiencias más emocionantes de mi vida», confesaba unas horas después en Twitter.

Fin de fiesta, dúo con Miguel Rivera y despedida con el bombín sabinero de cerámica que recibió como regalo. / ROMÁN